sábado, 10 de julio de 2010

Ariadne Díaz Gómez


Ariadne Díaz Gómez

Diosa azteca sólo hay una, dice Ariadne Díaz Gómez, por ello, empresarios de Italia y Hong Kong, quienes han quedado impresionados con el performance de la modelo y bailarina mexicana, desean llevar el espectáculo de este personaje para cautivar a los caballeros de estas naciones. Y cómo no quedarse prendado a ella, pues como las importantes deidades, Ari, La diosa azteca, lanza una mirada retadora a los mortales, y estos, a su vez se quedan maravillados con el templo de seducción que es cada parte de su anatomía.Su silueta impone respeto y devoción. Cintura breve, muslos firmes debido a los años de baile, y una sensualidad que se respira profundo.Pero todo esto quedará guardado en un cajón dentro de poco tiempo, comenta Ari, pues luego de seis años de representar a La diosa azteca, ya es momento de emprender otros proyectos.Por ello, y junto con otras amigas, formalmente darán vida a un nuevo concepto coreográfico al cual llaman Las divas del reggaetón, donde a través del baile darán rienda suelta a todos esos movimientos eróticos que produce el baile, muy en el estilo del “perreo”.Pero antes de que emprenda formalmente esta nueva aventura, Ari está en vísperas de conquistar nuevos públicos. Es muy probable que con su personaje viaje hacia nuevos horizontes, conquistar nuevas miradas, en este caso a los caballeros de Italia y Hong Kong.“Jamás imaginé que estaría a punto de viajar a otro continente con La diosa azteca. Lamentablemente hay chicas que copiaron el personaje, pero las personas saben quién es quién, además, yo utilizo mucho la acrobacia y constantemente renuevo producción, algo que ellas no hacen; por eso los empresarios me buscaron para llevar mi espectáculo”.
En fin, esta belleza mexicana de figura exuberante está muy contenta con la oportunidad que viene, aunque, sólo tiene otra ilusión: que en México valoren más la cultura del país, pues a veces es muy desagradable para ella que el público sólo quiera mirar a una chica de buen ver. “De verdad, no está peleada la belleza y la cultura”, finaliza.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada