sábado, 15 de mayo de 2010

Kenita Larrain



Se mantiene en suspenso el culberón sobre el estado de salud del cantante Luis Miguel, y mientras la celebridad no se sometió a la prueba de ADN, orden que le había dado un tribunal puertorriqueño, su "amiga con derechos", la chilena Kenita Larraín mencionó a la prensa extranjera que si algo le pasa al intérprete, "me muero".


En fin, ayer se cumplió el límite para que el vocalista entregara los resultados de una prueba de ADN, pero El Sol ni sus representantes respondieron.


La falta de respuesta se tomaría como un acto de rebeldía y por tanto la justicia de Puerto Rico podría admitir la demanda del empresario Juan José Arias, quien sostiene ser el padre.
A través de las redes sociales, los seguidores de Luis Miguel han iniciado una petición donde solicitan al cantante que aclare los rumores sobre su estado físico, pues los más recientes indican que se encuentra en coma irreversible.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada