sábado, 27 de diciembre de 2008

La Nena del Narco


El polémico cetro de la ‘nena’ del narco Medios locales destacaron que el concurso de bellezaestaba arreglado para queganara “la menos preparada”
Perla Beltrán Acosta lloraba y estaba inconsolable en su camerino que ya ni salió para la última sesión de fotos del certamen Nuestra Belleza Sinaloa 2008.
El público en el teatro Angela Peralta de Mazatlán, donde se celebraba la final del concurso aquel martes 8 de julio, estaba desconcertado, molesto porque no sólo había perdido la corona esta joven de 21 años oriunda de Culiacán, quien había mostrado mejor dicción y cultura entre las concursantes al responder al jurado, sino porque la ganadora, Laura Zúñiga Huízar, lució torpe al hablar, con lagunas en su preparación y encima su imagen era la de una chica “poco natural, superficial y con sospechas de cirugía plástica en el cuerpo”.
Cuando Sibely Cañedo, reportera local, recuerda aquel certamen de belleza, lo resume como un acto donde todo parecía “arreglado para que ganara la menos preparada”.
Así, Laura Zúñiga Huízar saltó a las portadas de revistas y diarios en Sinaloa y a los programas de espectáculos cuando se hizo del cetro de Nuestra Belleza Sinaloa 2008.
Desde entonces en columnas de espectáculos y sociales en medios impresos de la entidad comenzó a circular la versión de que “alguien” había comprado el título a la nueva reina de belleza en el estado; una entidad donde el culto a la estética femenina es parte nodal de la cultura popular como la comida o la música de banda.
En noviembre de 2005, cuando Ricardo García Urquiza, un médico cirujano de profesión, fue detenido por el ejército en el DF, el entonces titular de la PGR, Daniel Cabeza de Vaca, lo calificó como el mejor ejemplo de la “nueva era” de narcotraficantes que habían irrumpido en el escenario delictivo en México, con preparación universitaria y perfil empresarial.
Apodado El Doctor, a este hombre se le vinculó con Vicente Carrillo Fuentes a un nivel de principal operador del cártel, pues era “el distribuidor más grande de droga del país quien tan sólo en un mes comercializaba cinco toneladas de estupefacientes con ingresos mensuales por 23 millones de pesos”.
La madrugada del martes, su hermano Ángel Orlando García Urquiza fue detenido en Zapopan, Jalisco, en compañía de Laura Zúñiga con un arsenal y varios miles de dólares en compañía de seis hombres que despertaron más suspicacias que certezas cuando la joven declaró que se disponía a viajar con ellos de compras a Bolivia y Colombia. Entonces tomó forma la identidad de quien presuntamente le habría “comprado” su corona el verano pasado.
La típica ‘buchona’
La personalidad de la mujer, una vez que circuló desde temprana hora la noticia de su detención, comenzó a generar comentarios en blogs de diarios locales. La tomaron como ejemplo de la típica buchona, un adjetivo con el que se denomina a las mujeres bonitas con poca preparación escolar, que suelen acompañar a los narcos con quienes pasean a bordo de lujosas camionetas rodeados de guardaespaldas por avenidas y bares de Culiacán.
Porque para el imaginario popular en Sinaloa, Laura Elena se convirtió desde ayer en el prototipo de “la nena buchona”.

No hay comentarios:

Búsqueda personalizada